Mantente en el camino y enfocado en la meta

Logrará sus metas en la vida de manera similar a la forma en que llegamos a   la cima del Monte Cuerno: siguiendo «el camino» de los estatutos de Dios.

   «Enséñame, oh Jehová, el camino de tus estatutos, Y lo guardaré hasta el fin. Dame entendimiento, y guardaré tu ley, Y la cumpliré de todo corazón. Guíame por la senda de tus mandamientos, Porque en ella tengo mi voluntad. Inclina mi corazón a tus testimonios, Y no a la avaricia. Aparta mis ojos, que no vean la vanidad; Avívame en tu camino. Confirma tu palabra a tu siervo, Que te teme. Quita de mí el oprobio que he temido, Porque buenos son tus juicios. He aquí yo he anhelado tus mandamientos; Vivifícame en tu justicia. Vau»

‭‭Salmos‬ ‭119:33-40‬ ‭RVR1960‬‬

Algunas veces no podrá ver dónde está, o le parecerá que está yendo en la   dirección equivocada. Finalmente llegará al punto en que su meta estará claramente a la vista. No todos los miembros de nuestro grupo llegaron a la  cima del monte. Algunos se sentaron al llegar al límite del bosque y esperaron a que el grupo regresara. Podían ver la cima, pero nunca llegaron   al final del «camino». David había llegado al punto en su vida en el que no   podía detenerse y no había vuelta atrás. Si Dios tan sólo le mostrara «el   camino», él lo guardaría «hasta el fin». La Biblia afirma con claridad, que   la salvación del creyente en el Nuevo Testamento es segura, pero afirma con igual claridad, que si uno fracasa en vivir la vida en «el camino» de Dios, el resultado será la pérdida de recompensas en el Tribunal de Cristo.

¿Ha llegado al punto que llegó David? Algunos todavía andan perdidos vagando por el bosque, tal como los hijos de Israel vagaron por el desierto cuarenta años. Otros conocen el camino, pero no confían que Dios les dará la gracia para guardarlo hasta el fin. Están sentados junto al «camino», esperando mientras otros continúan avanzando. Otra idea en cuanto al «camino»: cuando uno lo ha descubierto, y está confiado que lo seguirá, deberá «guardar» ese camino hasta el fin.

Cada deporte tiene su propio «camino». Dejando a un lado los estilos individuales y las estrategias, existe un cierto conjunto de verdades en cada disciplina atlética que compone el «camino» de ese deporte. Hay un «camino» para el béisbol, un «camino» para el fútbol, etc. Los atletas profesionales se ejercitan continuamente con los fundamentos del «camino» del deporte particular que practican. Mientras redacto estas palabras en el mes de julio, puedo escuchar un informe noticioso sobre deportes. Los jugadores profesionales de fútbol van al campo de entrenamiento. Se ejercitan con los fundamentos del fútbol. Pero éstos son individuos que conocen los fundamentos del fútbol. Practicarán sin cesar en medio del sol de verano, hasta que la ejecución de los fundamentos del «camino» del fútbol se torne en algo   completamente natural para ellos.